domingo, 4 de marzo de 2012


Y volveré a añorar los días de montaña
en que veía poco más que su cuerpo, árboles y cabras,
lejos de la ciudad sin piedad,
cerca de su sonrisa redentora,
valorando cada respiración
en el lugar donde me atrevía a decir
que era feliz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario